Inquiry

 


 

God is calling each of us to serve one another in charity and love as Pope Francis regularly speaks to this call. For some, there is a particular invitation to serve Christ and the Church in ordained ministry. The permanent diaconate, restored at Vatican II, is a ministry of service that is open to married and single men.

Information

The Inquirer in the Permanent Diaconate comes from many backgrounds and cultures; different social and economic backgrounds; however, there are traits and charisms that call these men to a ministry of service. 

We start by looking to Jesus Christ; he was never one who took praise (“no one is good but God alone” Lk 18:19) or wanted to take credit for his good works (“see that you tell no one” Mt 8:4).  He was a man of prayer (“when you pray, go to your inner room” Mt 6:6) and a man of many virtues of being non-judgmental and caring for all; and yet a man of action, who lived among us to share God’s message.

A deacon should enjoy people and be men of compassion, especially to the poor. 

In most cases, a deacon is married.  So he should exhibit not only a joyful person, but a joyful husband and dad (if he has children).  In short, the deacon should live the gospel and live a sacramental marriage.

Also, the men in formation are also going to be college students, taking college-level theology classes. The academic class will be one night a week (January-May, August-December) for six years.  The first year is only academic, but the last 5 years are academic and one Saturday a month (10 months a year) dedicated to spiritual, human, and pastoral formation for the couple (if married).  The future deacon is one who is capable of college-level theological studies, good with their time as demands increase, and is open to personal growth: Spiritual formation (him and God), Human formation (him and God and self-reflective), and Pastoral formation (taking what he learns and moving to heart and then to his hands).

The Archdiocese of Galveston-Houston starts a new class for the Permanent Diaconate every 2 years.  During these intervals, we offer two Informational Sessions that present the details of the Permanent Diaconate and the Formation Process that repeat continuously for the two years.  To attend the first session, it is important to talk to your family and your pastor. 

Download the Pastor Nomination Form from our Website and meet with your pastor to fill out the form and send it to the Office of the Permanent Diaconate.

You and your wife will be invited to attend the first Information Session.  This first session lasts 2.5 hours and should both present the information on the program and answer your initial questions.

The next step is to continue the discernment process focused on your wife and family.

“True discernment is more than just thinking about something.  Discernment involves action.  It also involves a decision.  And the very first decision is whether it’s about my life and my vocation or whether it’s about God’s will for my life and my vocation.”   Fr. Mike Schmitz​

“With the help of the Holy Spirit, to form the man into the best possible deacon God has called him to be.”

The formation for the Permanent Diaconate in the Archdiocese of Galveston-Houston is a six (6) year process. Understanding that a deacon is to be a Minister of Charity, a Minister of the Word, and a Minister of Liturgy, the formation is built around the person, the knowledge, and the spirituality of the potential future deacon.  During this time, the formation is focused on 4 areas:

  • Spiritual – relationship of God and man
  • Human – relationship of man with all others and the ability of man to reflect on himself
  • Academic – the scholastic knowledge developed and taught by our church
  • Pastoral – ability to convey the message of God in the way that the person in front of you needs; ability to bring others closer to God

The first two years are called the Inquiry Years.  As part of the discernment process for the Inquirer Couple, the first two years introduce the couple to formation and allows the Formation team time to get to know a little about this potential deacon.  This period of formation includes weeknight Academic classes (optional for the wife) and one Saturday a month (for both the man and wife, …excludes June and July) focused on Spiritual, Human, and Pastoral Formation.  During this time, the inquirers and their wives will be put in small discussion groups and assigned a Mentor Couple (deacon and wife) to walk with them.  Toward the end of the second year, with advice from the Admission team, the Archbishop (Cardinal DiNardo) will determine whether to accept this couple into formation (years 3-6)

If the decision is to continue formation, the next 4 years will be higher level Theology courses, continued Saturday formation, retreats, increases in participation in the parish, and three years (years  4,5,6) of social ministry (e.g. hospital, correctional system).  In addition to the ever-important area of spiritual formation (e.g. forms of prayer, spiritual readings), there will be many classes he will need to be an effective deacon, for example: homiletics (3 classes), sacramental celebration, canon law.  The emphasis for these last four years is to provide the knowledge and formation to be the best deacon God has called him to be; while maintaining a healthy and growing marriage and family life.  These last four years will also include spiritual formation specifically for the wife during occasional Saturday formation and on the weekend retreats.

“True discernment is more than just thinking about something.  Discernment involves action.  It also involves a decision.  And the very first decision is whether it’s about my life and my vocation or whether it’s about God’s will for my life and my vocation.” - Fr. Mike Schmitz

Pope Francis - May 29 2016, From the Special Session on the Permanent Diaconate

“To be faithful servants, you can’t be stingy with your time, but give it generously even at the most inconvenient moments.”

Availability: "One who serves is not a slave to his own agenda, but ever ready to deal with the unexpected, ever available to his brothers and sisters and ever open to God’s constant surprises. “Don’t worry about the timetable: have the courage to look past the timetable.”

Meekness: Francis reminded Deacons to imitate the Lord himself, who is “meek and humble of heart” and Who lived to serve. Similarly, like Jesus, the Pope urged, be patient, kind and present.

Healthy Heart: Being ready to serve, he also noted, requires a healthy heart: “a heart healed by God, one which knows forgiveness and is neither closed nor hardened.”  The Pope encouraged them to pray daily to be healed by Jesus and to grow more like Him.

Currently, 95%-98% of the men in diaconate formation are married. Men in formation (married or single) have careers, hobbies, parish ministries, prayer-time, and most important: families. The reality of limited hours in the week, means the man must understand how to manage his time, watch his priorities, and then integrate his activities to a fulfilling life on God’s path. 

For men who are married, I am reminded often by our Shepherd (Cardinal DiNardo) as to the importance of their first vocation: marriage. From the initial discernment, a man’s wife and family should be involved.  As the discernment proceeds for the 6 years in formation, your wife and family continue to be the primary consideration.  Because new diaconate cohorts start every two years, some men recognize the need to address a family matter (e.g. child that needs attention or a parent that needs special care) and ask to suspend his formation for two years and join the next group. 

The formation of permanent deacons in Galveston-Houston includes special classes dedicated to the couple and classes dedicated to the overall formation of the wife.  It is important that the man and his wife grow throughout the process.

From the beginning, the progression to the Permanent Diaconate should be an outgrowth from a man’s ministries in his parish.  Most inquirers come with experience in one or many of the following areas:

  • Charity (Minister to the homebound or hospital, Food Pantry, Visits to the Incarcerated)
  • Liturgy (EMHC, Lector, Sacristan, Music)
  • Word (Catechist, RCIA, Adult Ed)

The formation process for the Diaconate then potentially extends the man’s knowledge in our rich Catholic faith, explores areas of Spirituality and Theology, and provides insight and formation into Sacraments and Liturgy.

The Pastor begins the process by meeting with the couple; and then, if he chooses, nominates the couple for consideration to the Diaconate.  The Pastor also becomes part of the formation process from the introduction to Ordination and beyond. 

Starting in year 3, there will be an increase in ministries in the parish, where the candidate becomes a more integral part of the parish.  As the man becomes installed as Candidate, Lector, and Acolyte, his focus will move to the different areas of the parish. 

Lastly, the parish becomes a place for the diaconate candidate to grow in his ministry, with feedback, encouragement, and prayers from the Pastor, parishioners, and staff. 

FAQs

The age of the man entering the inquiry process for the Permanent Diaconate should be between the age of 30 and 57 (he must be 58 or younger when first class begins).

Many men in our current cohort are between the ages of 38 and 48; some have small children, but the couple has family and friends who can take care of the children when they are in formation. 

Even though many deacons continue to serve into their 80’s, the retirement age for deacons in our Archdiocese is 70, so the Archbishop (Cardinal DiNardo) would like men ordained before they reach the age of 64.  With a 6 year program, the man should be 58 or younger before beginning the process. 

We encourage those who exceed this age, who may be a vital part of their parish and offer many years of service to our Archdiocese, to consider being a catechist (Word), an acolyte (Liturgy), or be involved in Pastoral Care Ministry in the hospitals or correctional system (Charity). 

Whereas the first two years of Inquiry are basic theological courses, the next four years include college-level theological classes.  Reading assignments are typically 100 pages a week, there are presentations, research papers, and written tests (occasionally oral tests). 

Whereas a college degree is recommended, a minimum of a high school diploma or equivalent (e.g. GED) is required, before registering for the first class.   

Before registering for the first class, the Inquirer and his wife (if married) must be either a Permanent Resident (aka Green Card) or a US Citizen.

Time for formation for the permanent diaconate should include time at seminary (weeknights and Saturdays), study/homework time, special assignments, and retreats.  Remember, for most, this is going to be added to your normal life of family, church ministry, and careers.  The numbers below may vary depending on your reading speed and study habits.   It does not include travel time and miscellaneous time like traffic and time to eat.        

Inquiry year (yr. 1) – Classroom: 2.75 hours a week for 16 weeks in the Spring and 16 weeks in the Fall.  For many people 3-4 hours of homework time per hour in the class room.

Inquiry year (yr. 2) – Classroom: 2.75 hours a week for 16 weeks in the Spring and 16 weeks in the Fall.  For many people 3-4 hours of homework time per hour in the class room.  ALSO, one Saturday a month for 10 months: 8:30 am to 5:15 pm.  For many people, 5-10 hours of homework for Saturday classes.

Aspirant & Candidate years (yrs. 3-6) – The Academic classes will increase in requirements, the Saturday classes will continue for the couples, but an increase in parish duties, social ministry (e.g. hospital, correctional system), and annual retreats will be added.

 

Forms and Documents


Pastor Nomination Form

Deacon Nomination Form

 

Contact


Deacon Dominic Romaguera
Director of Admission
713-654-5723
Email

 


 

Dios nos está llamando a cada uno de nosotros a servirnos unos a otros con caridad y amor, como el Papa Francisco habla regularmente sobre este llamado. Para algunos, hay una invitación particular a servir a Cristo ya la Iglesia en el ministerio ordenado. El diaconado permanente, restaurado en el Vaticano II, es un ministerio de servicio que está abierto a hombres casados y solteros.

Información

El Indagador en el Diaconado Permanente proviene de muchos orígenes y culturas; diferentes contextos sociales y económicos; sin embargo, hay rasgos y carismas que llaman a estos hombres a un ministerio de servicio.

Empezamos mirando a Jesucristo; nunca fue de los que recibieron alabanza (“Sólo Dios es bueno, nadie mas” Lc 18,19) o quiso atribuirse el mérito de sus buenas obras (“Mira, no se lo digas a nadie” Mt 8,4). Era un hombre de oración (“cuando reces, entra en tu pieza” Mt 6:6) y un hombre de muchas virtudes de no juzgar y preocuparse por todos; y, sin embargo, un hombre de acción, que vivió entre nosotros para compartir el mensaje de Dios.

Un diácono debe disfrutar de la gente y ser hombres de compasión, especialmente con los pobres.

En la mayoría de los casos, un diácono está casado. Por lo tanto, debe exhibir no solo una persona alegre, sino también un esposo y padre alegre (si tiene hijos). En resumen, el diácono debe vivir el evangelio y vivir un matrimonio sacramental.

Además, los hombres en formación también serán estudiantes universitarios y tomarán clases de teología a nivel universitario. La clase académica será una noche a la semana (enero-mayo, agosto-diciembre) durante seis años. El primer año es solo académico, pero los últimos 5 años son académicos y un sábado al mes (10 meses al año) dedicado a la formación espiritual, humana y pastoral de la pareja (si es casada). El futuro diácono es aquel que es capaz de estudios teológicos de nivel universitario, bueno con su tiempo a medida que aumentan las demandas, y está abierto al crecimiento personal: formación Espiritual (él y Dios), formación Humana (él y Dios y auto-reflexivo), y Formación Pastoral (tomando lo que aprende y moviéndolo de corazón y luego a sus manos).

La Arquidiócesis de Galveston-Houston inicia una nueva clase para el Diaconado Permanente cada 2 años. Durante estos intervalos, ofrecemos dos Sesiones Informativas que presentan los detalles del Diaconado Permanente y el Proceso de Formación que se repite continuamente durante los dos años. Para asistir a la primera sesión, es importante hablar con su familia y su pastor.

Descargue el Forma de Nominación para Pastores de nuestro sitio en el web y reúnase con su pastor para completar el formulario y enviarlo a la Oficina del Diaconado Permanente.

Usted y su esposa serán invitados a asistir a la primera sesión informativa. Esta primera sesión dura 2,5 horas y debe presentar la información sobre el programa y responder a sus preguntas iniciales.

El próximo paso es continuar el proceso de discernimiento enfocado en su esposa y familia.

“El verdadero discernimiento es más que solo pensar en algo. El discernimiento implica acción. También implica una decisión. Y la primera decisión es si se trata de mi vida y mi vocación o si se trata de la voluntad de Dios para mi vida y mi vocación.” - Padre Mike Schmitz

“Con la ayuda del Espíritu Santo, formar al hombre en el mejor diácono posible que Dios le ha llamado a ser.”

La formación para el Diaconado Permanente en la Arquidiócesis de Galveston-Houston es un proceso de seis (6) años. Entendiendo que un diácono debe ser Ministro de la Caridad, Ministro de la Palabra y Ministro de la Liturgia, la formación se construye alrededor de la persona, el conocimiento y la espiritualidad del potencial futuro diácono. Durante este tiempo, la formación se centra en 4 áreas:

  • Espiritual – relación de Dios y el hombre
  • Humano: relación del hombre con todos los demás y la capacidad del hombre para reflexionar sobre sí mismo.
  • Académico: el conocimiento escolástico desarrollado y enseñado por nuestra iglesia.
  • Pastoral – capacidad de transmitir el mensaje de Dios en la forma que la persona que está frente a usted necesita; capacidad de acercar a otros a Dios

Los primeros dos años se llaman Años de Indagación. Como parte del proceso de discernimiento de la Pareja Indagadora, los dos primeros años introduce a la pareja en la formación y le dan tiempo al equipo de Formación para conocer un poco acerca de este posible diácono. Este período de formación incluye clases académicas entre semana (opcional para la esposa) y un sábado al mes (tanto para el hombre como para la esposa, … excluye junio y julio) enfocadas en la Formación Espiritual, Humana y Pastoral. Durante este tiempo, los interesados ​​y sus esposas se pondrán en pequeños grupos de discusión y se les asignará una pareja mentora (diácono y esposa) para caminar con ellos. Hacia el final del segundo año, con el asesoramiento del equipo de Admisión, el Arzobispo (Cardenal DiNardo) determinará si acepta esta pareja en formación (años 3-6).

Si la decisión es continuar la formación, los próximos 4 años serán cursos de teología de nivel superior, formación continua de los sábados, retiros, aumentos en la participación en la parroquia y tres años (años 4, 5, 6) de ministerio social (por ejemplo, hospital, sistema correccional). Además del área siempre importante de la formación espiritual (por ejemplo, formas de oración, lecturas espirituales), habrá muchas clases que necesitará para ser un diácono eficaz, por ejemplo: homilética (3 clases), celebración sacramental, derecho canónico. El énfasis de estos últimos cuatro años es proporcionar el conocimiento y la formación para ser el mejor diácono que Dios le ha llamado a ser; manteniendo una vida matrimonial y familiar sana y creciente. Estos últimos cuatro años también incluirán formación espiritual específica para la esposa durante la formación ocasional de los sábados y en los retiros de fin de semana.

“El verdadero discernimiento es más que solo pensar en algo. El discernimiento implica acción. También implica una decisión. Y la primera decisión es si se trata de mi vida y mi vocación o si se trata de la voluntad de Dios para mi vida y mi vocación.” - Padre Mike Schmitz

Papa Francisco - 29 mayo, 2016 – Sesión Especial sobre el Diaconado Permanente

“Para ser servidores fieles, no pueden ser tacaños con su tiempo, sino darlo generosamente incluso en los momentos más inconvenientes”.

Disponibilidad: “El que sirve no es esclavo de su propia agenda, sino que está siempre listo para hacer frente a lo inesperado, siempre disponible para sus hermanos y hermanas y siempre abierto a las constantes sorpresas de Dios. “No te preocupes por el horario: ten el coraje de mirar más allá del horario”.

Mansedumbre: Francisco recordó a los diáconos que imitaran al Señor mismo, que es “manso y humilde de corazón” y que vivió para servir. Del mismo modo, como Jesús, el Papa instó a ser pacientes, amables y presentes.

Corazón Sano: estar listo para servir, también señaló, requiere un corazón sano: “un corazón sanado por Dios, que conoce el perdón y no está cerrado ni endurecido”. El Papa los animó a orar diariamente para ser sanados por Jesús y crecer más como Él.

Actualmente, el 95%-98% de los hombres en la formación Diaconal están casado. Los hombres en la formación (casado o solo) tienen carreras, pasatiempos, ministerios de parroquia, tiempo de rezo, y lo más importante: familias. La realidad de horas limitadas en la semana, significa que el hombre debe entender cómo manejar su tiempo, mirar sus prioridades, y luego integrar sus actividades a una vida de realización en el camino de Dios. 

Para hombres que están casados, me recuerda a menudo nuestro Pastor (Cardinal DiNardo) en cuanto a la importancia de su primera vocación: matrimonio. Del discernimiento inicial, la esposa de un hombre y la familia deberían estar implicadas. Como los beneficios de discernimiento durante los 6 años en la formación, su esposa y familia siguen siendo la consideración primaria. Como las nuevas cohortes diaconada comienzan cada dos años, algunos hombres reconocen la necesidad de dirigirse a una materia de familia (por ejemplo, niño que necesita la atención o un padre que necesita el cuidado especial) y pida suspender su formación durante dos años y afiliarse al siguiente grupo. 

La formación de diáconos permanentes en Galveston-Houston incluye clases especiales dedicadas a la pareja y clases dedicadas a la formación integral de la esposa. Es importante que el hombre y su esposa crezcan durante todo el proceso.

A partir del principio, la progresión a Diaconado Permanente debería ser una consecuencia de los ministerios de un hombre en su parroquia. La mayor parte de indagadores vienen con la experiencia a uno o muchas de las áreas siguientes:

  • Caridad (Ministro al de regreso o hospital, Despensa de Alimento, Visitas al Encarcelado)
  • Liturgia (Ministro Extraordinario, Lector, Sacristán, Música)
  • Palabra (Catequista, RICA, Educación de Adulto)

El proceso de formación para el Diaconado entonces potencialmente amplía el conocimiento de hombre en nuestra rica fe Católica, explora áreas de Espiritualidad y Teología, y proporciona la perspicacia y la formación en Sacramentos y Liturgia.

El Pastor inicia el proceso reuniéndose con la pareja; y luego, si lo desea, nombra a la pareja para su consideración al diaconado. El Pastor también se convierte en parte del proceso de formación desde la introducción a la Ordenación y más allá.

A partir del año 3, habrá un aumento de ministerios en la parroquia, donde el candidato se convierte en una parte más integral de la parroquia. A medida que el hombre se instala como Candidato, Lector y Acólito, su enfoque se trasladará a las diferentes áreas de la parroquia.

Por último, la parroquia se convierte en un lugar para que el candidato al diaconado crezca en su ministerio, con comentarios, aliento y oraciones del párroco, los feligreses y el personal.

Preguntas más Frecuentes

La edad del hombre que ingresa al proceso de indagación para el Diaconado Permanente debe estar entre la edad de 30 y 57 años. (debe tener 58 años o menos cuando comience la primera clase).

Muchos hombres en nuestra cohorte actual tienen entre 38 y 48 años; algunos tienen hijos pequeños, pero la pareja tiene familiares y amigos que pueden cuidar de los niños cuando están en formación. 

Aunque muchos diáconos continúan sirviendo hasta los 80 años, la edad de jubilación para los diáconos en nuestra Arquidiócesis es de 70 años, por lo que al Arzobispo (Cardenal DiNardo) le gustaría que los hombres fueran ordenados antes de que alcancen la edad de 64 años.  Con un programa de 6 años, el hombre debe tener 58 años o menos antes de comenzar el proceso. 

Animamos a aquellos que exceden esta edad, que pueden ser una parte vital de su parroquia y ofrecer muchos años de servicio a nuestra Arquidiócesis, a considerar ser catequista (Palabra), acólito (Liturgia) o participar en el Ministerio de Cuidado Pastoral en los hospitales o el sistema correccional (Caridad). 

Mientras que los primeros dos años de Indagación son cursos básicos de teología, los próximos cuatro años incluyen clases de teología de nivel universitario. Las asignaciones de lectura típicamente son de 100 páginas a la semana, hay presentaciones, trabajos de investigación y pruebas escritas (ocasionalmente pruebas orales).

Mientras que se recomienda un título universitario, se requiere un mínimo de un diploma de escuela secundaria o equivalente (por ejemplo, GED), antes de registrarse para la primera clase.

Antes de registrarse para la primera clase, el Indagador y su esposa (si está casado) deben ser Residentes Permanentes (también conocida como Tarjeta Verde) o Ciudadanos de EE. UU.

El tiempo de formación para el Diaconado Permanente debe incluir tiempo en el seminario (noches de semana y sábados), tiempo de estudio/tareas, asignaciones especiales y retiros. Recuerde, para la mayoría, esto se agregará a su vida normal de familia, ministerio de la iglesia y carreras. Los números a continuación pueden variar dependiendo de su velocidad de lectura y hábitos de estudio. No incluye el tiempo de viaje y el tiempo misceláneo como el tráfico y el tiempo para comer.

Año de Indagación (1° año) – Salón de clases: 2,75 horas a la semana durante 16 semanas en la primavera y 16 semanas en el otoño. Para muchas personas, 3-4 horas de tarea por hora en el salón de clases. 

Año de Indagación (2° año) – Salón de clases: 2,75 horas a la semana durante 16 semanas en la primavera y 16 semanas en el otoño. Para muchas personas, 3-4 horas de tarea por hora en el salón de clases. ADEMÁS, un sábado al mes durante 10 meses: 8:30 am a 5:15 pm. Para muchas personas, de 5 a 10 horas de tarea para las clases de los sábados.

Años de Aspirante y Candidato (años 3-6): las clases académicas aumentarán en requisitos, las clases de los sábados continuarán para las parejas, pero se incrementarán los deberes parroquiales, el ministerio social (por ejemplo, hospital, sistema correccional) y se agregarán retiros anuales.

 

Formas y Documentos


Forma de Nominación del Pastor

Forma de Nominación del Diácono

 

Comunicar


Diácono Dominic Romaguera
Director de Admisión
713-654-5723
Email